jueves, octubre 17, 2013

El Movimiento de Reforma Scout de Chile. 1º Parte



 Hoy publicaremos la primera parte de la historia del Movimiento de Reforma Scout, texto basado en los escritos de nuestro amigo Gastón Pérez Verdugo, quien nos ha dado autorización para publicarlos en nuestro blog, y que ha sido complementado gracias a la recortes de prensa de la época:

Todo comenzó cuando Marco Julio Zúñiga Valenzuela asumió el cargo de Jefe Scout Nacional en la Asociación de Boy Scouts de Chile (en adelante ABSCh). Luego de un corto tiempo comenzó a tener dificultades con el Consejo Nacional de aquel entonces y para resolverlas Marco Julio pidió que se aplicaran los Estatutos, pero  nadie sabía donde estaban. La ABSCh sólo se regía por el P.O.R. (documento denominado Programa, Organización  y Reglamento). Marco Julio buscó el Reglamento por todas partes, pero no lo encontró en la oficina nacional ubicada en calle Serrano 240, en Santiago. Solo faltaba buscar en una parte, el entretecho de dicho lugar.  Allí estaban, llenos  de polvo, y sin que nadie nunca los hubiera leído ni usado en mucho tiempo. Por su lectura supieron que la autoridad ejecutiva se llamaba Comisionado General y no Jefe Scout Nacional, entre  muchas otras disposiciones que nunca se habían aplicado.

Al comienzo de la década del 60, los dirigentes que poseían la Insignia de Madera tuvieron serias divergencias con el Consejo Nacional, presidido por Juan Martínez Camps, debido a su reticencia a implementar cambios en el Método Scout y a la vez el sistema de generación de autoridades, pues no se daba cabida a incorporación de dirigentes jóvenes. El poder lo ejercía el Consejo Nacional formado por 16 delegado provinciales, pero en la práctica quien manejaba toda la Asociación era un Comité Ejecutivo Nacional compuesto por siete miembros. Este organismo se auto generaba sin la participación de las bases, y sus integrantes eran en su mayoría miembros de la masonería y mayores de 75 años de edad. Era una paradoja que una institución juvenil estuviera dirigida por ancianos. El Comité Ejecutivo nacional excluyó a los dirigentes beligerantes que más tarde se convertiría en el Movimiento de Reforma Scout.

Diario El Mercurio, 1968
En junio de 1967 se firma un convenio de asistencia técnica entre el Consejo Interamericano de Escultismo y la ABSCh, lo que en la practica significó que a fines de 1968, se traslada a nuestro país el profesor y Ejecutivo Viajero de la Oficina Mundial en la Región Interamericana, don Armado Salas Martínez. Este asume el cargo de “Comisionado Ejecutivo Nacional” con amplias atribuciones para modificar la organización interna, el Programa, la formación de dirigentes, el desarrollo financiero, y el crecimiento de beneficiarios.

Después de seis meses de trabajo arduo en  Chile,  Armando Salas envía,  en carácter de reservado, un informe del estado de la Asociación y sus falencias. Posiblemente en febrero de 1969 este documento se habría filtrado hacia la directiva de la ABSCh (se responsabiliza de este acto a dirigentes de Argentina, vinculados al Consejo Interamericano: Tornquist, Chaieb y Barreiro, quienes asisten como invitados al “Curso para Comisionados”, el cual era dirigido por Armando Salas  y cuyo lema fue “Lealtad y Progreso”). Terminado el curso se reunieron en Santiago, tres miembros de la Junta Nacional y declararon persona no grata a Armando Salas, anulando el Convenio de Asistencia Técnica e hizo todo lo posible para que el gobierno chileno expulsara del país a Salas, cosa que no ocurrió.

Diario El Mercurio

Así, entre los días 22 al 27 de febrero de 1969, mientras se efectuaba en la ciudad de Ancud, Chiloé, el III Intercamp,  los miembros del Movimiento de Reforma acordamos tomarnos la sede de Serrano 240. El día elegido fue el miércoles 5 de marzo de ese año,  a la medianoche y permanecimos en ella  hasta el sábado 8 del mismo mes. En la practica significó que nos marginábamos totalmente de la Asociación. Por su trascendencia, este hecho fue cubierto ampliamente por la prensa nacional e internacional. Algunos de los protagonistas de esta toma fueron: Hérnan Tobar Barra, que fue nuestro Jefe scout Nacional y representante del Movimiento de Reforma, Lutgarda Osorio, Ricardo Moya, Carlos  Baeza Gajardo quien ofició de secretario, Gastón  Pérez Verdugo, representante  de Rancagua, René  Gómez Gómez representante de Valparaíso, y también un representante de Arica.

Al mismo tiempo que ocurría la toma y el nacimiento del Movimiento de Reforma, sesionaba en Asunción, Paraguay, el Consejo Interamericano de Escultismo (en adelante C.I.E), hasta  donde había viajado una delegación de la asociación, presidida  por Juan Martínez Camps. Una vez tomada Serrano 240, se envió un telegrama al C.I.E. desconociendo la representatividad de la delegación chilena. El C.I.E recomendó que el caso se estudiara en la Conferencia Mundial de Helsinki de 1969 en agosto de ese mismo año. Esto fue importante, pues en Helsinki, Chile fue suspendido de la Conferencia Mundial hasta el año 1971, pues la Conferencia Mundial reconocía sólo una institución scout por país. Cabe señalar que desde Ginebra, sede  de la Oficina Mundial, se  respaldaba el actuar de Armando Salas y del Movimiento de Reforma.

El 21 de julio de 1969, el mismo día que el hombre llegaba por primera vez a la luna, en la sede del Sindicato de Empleados de El Teniente, ubicado en aquel entonces en la calle Lastarria al llegar a O´carrol, Rancagua, se realizaba la primera Asamblea Nacional del Movimiento de Reforma, que culminó con un desfile desde lugar de la Asamblea, hasta la plaza de los Héroes, lugar donde depositamos una ofrenda floral a los pies del monumento a Bernardo O´Higgins.

por Gastón Pérez  Verdugo y  Osvaldo Yáñez Ahumada, autor y editor respectivamente.
La fotografía 1, han sido gentilmente facilitada por nuestro amigo Wilfredo Valencia.
El resto, corresponde a material de nuestro archivo.

No hay comentarios.: